martes, 31 de diciembre de 2013

USURA

Tengo usura de mi misma
me hablo poco
me distancio mucho
miro a otras
y de tanto en tanto

me celo.

DIARIO DE NOCHE


Ellos gimen su amor
los otros oyen o escuchan
el gato maúlla y todos

son sonidos entrelazados
la cama llora
el vecino pone más alto el sonido
de su televisor
la niña juega a serlo
con la muñeca que ya no tiene pilas
y calla,
no llora
no hace pis
ni dice nada
la niña grita enfurecida.
Son las doce de la noche
el carrillón está preso
estas no son horas de cantar
son horas de gemidos
amorosos
de bostezos sonoros
de ronquidos propios y ajenos
el gato está en silencio
ellos se adormecen
un olor a café me desvela
yo preparaba café después
encendía un cigarrillo
y la noche se apartaba
a un rincón para que no la viese
tan sola y tan desnuda.

SE QUE LA VIDA

De sobras sé que la vida es esto
un andar y desandar lo andado
un creer y dudar 
un estar sin estar realmente
pues a fin de cuentas 
solo, estamos solos

aunque soñemos estar acompañados. 

IDENTIDAD


He tenido la muerte de espaldas 
unas espaldas anchas, 
como la boca de un payaso extraño.
El color de la muerte en mis manos,
mis manos transparentes,
como el agua de las lágrimas
que mi padre no derramó
llevándoselas presas
en sus ojos hacia la nada.
Hoy he sido ayer...y ayer,
no recuerdo haber sido,
aunque miro y he escrito
tal parece que las letras son yo,
se mueven solas y yo
sólo las miro.

BESARTE



Besarte
morder tu boca
hacer de los labios, llaves 

dueñas del deseo
del portal de los cuerpos. 

BÚSQUEDA


Hoy me busque 
tenía prisa por encontrarme
necesitaba recuperar 

el beso que perdí
hace tanto tiempo.
Le busqué
hice una yincana
entre mis sentimientos
vacié los cajones de mi memoria
me desesperé,
revuelta el alma
desordenada la conciencia
¡Lo deje por aquí, en alguna parte!
Recuerdo que amé
cuando no me amaban
seguramente se cayó
tras el armario del alma.
Ya no tengo fuerzas
pesa demasiado
lo moveré mañana.

MÚSICA

Aún eres mía 
sin ser de nadie
mía como la música que suena 
y por escucharla 
me pertenece 
sin poderla abrazar.
Aún eres mía
música del alma. 

SE DESENAMORA





Se desenamora el día
de la luz
todo se nubla
en un llanto de nubes grises.

El viento se para
se agarra de las ramas
de un árbol quieto
con pájaros mudos.
Se desenamora el día
la luz, se va llorando
mientras mi calle, se apaga.

CRUCE


Cruzaba mi calle
esa que va de mis ojos a mi corazón
que no tiene más árboles
que las miradas de los otros
ni más pájaros que mis penas
anidadas en mis pupilas.

Cruzaba la calle
y no la vi venir
no la escuché
apenas me percaté
me atropelló su sonrisa
y todavía sigo rodando
por el suelo.